La Dra. Carranza explica que “por lo general, se recomienda utilizar primero el hilo dental, para eliminar la placa que se encuentra entre los dientes, y luego el cepillo dental para elminar la placa depositada en las caras internas y externas del diente. Así uno mantiene aquel agradable aliento que proporciona la pasta dentífrica”. Agrega que el enjuague bucal debe ser el último paso, ya que, con esto, la respiración se vuelve más agradable. “Pero es importante recordar que sólo usar el enjuague bucal no lo es todo, sino tan sólo un complemento. El enjuague no tiene el poder de eliminar la suciedad que se quita con el cepillado dental y el hilo”, explica la Dra. Carranza.

Elige bien tu cepillo de dientes. El principal elemento que define la calidad de un cepillo es el grado de suavidad y la cantidad de cerdas. Opta por los dureza media con por lo menos cinco mil cerdas. Recuerda cambiar el cepillo cada dos o tres meses.

Ajusta tu técnica de cepillado. Haz movimientos vibratorios circulares con una inclinación de 45 grados sobre la superficie de los dientes (técnica de bass). La mitad de las cerdas de los cepillos estarán cubriendo la superficie del diente y la otra mitad, las encías. Por lo tanto, es posible alcanzar el surco gingival, una región donde más se acumula la suciedad. Estos pequeños movimientos vibratorios circulares deben realizarse al menos 10 veces en cada lado del diente – el exterior y el interior.

Echa la cantidad adecuada de pasta. Recuerda que el gel dentífrico no puede ser abrasivo y se debe utilizar en pequeñas cantidades. Los niños con hasta siete años se deben cepillar los dientes con una pasta no abrasiva y sin flúor. El hilo dental no siempre ayuda.

La seda es un poderoso aliado para la prevención de las enfermedades orales, sin embargo, algunas regiones entre los dientes son más cóncavas, lo que no garantiza una remoción completa de los restos de comida con el hilo dental. Se recomienda utilizarlo en las regiones entre los dientes donde el contacto es muy apretado.

Recuerda que también existen irrigadores bucales y cepillos interproximales que complementan la limpieza interdental y está especialmente recomendado en pacientes con implantes dentales, puentes y enfermedad periodontal.No te olvides de la lengua . Limpiarla también debe de formar parte de una higiene bucal perfecta,sobre todo para evitar la halitosis . El mal aliento está vinculado con la presencia de un tipo de placa formada en la lengua . Para evitar este problema , límpiala todos los días. 

 La Dra Carranza  y la Dra. Pelegrina , te invitan a pasar revisión en su Clínica Pelegrina&CO , donde encontrarás un trato profesional y familiar ya que les avalan mas de 30 años de experiencia. Donde su objetivo es cuidar de ti y todos los tuyos . Te esperamos cargadas de energía y llenas de ilusión ¡¡¡¡