Si su hijo tiene 6-7 años, septiembre es un mes perfecto para llevarlo revisión por su odontopediatra y el ortodoncista, ya que han regresado de las vacaciones, pero aún no tienen la dinámica del colegio y gozamos de tiempo para poder llevar a nuestro hijo al dentista.

¿Cuando hay que llevar a los niños la ortodoncista y por qué?

Los 6-7 años es la edad ideal para que su hijo/a acuda a su primera revisión ortodoncica. Esto es asi porque es la edad a la que erupciones los molares definitivos y en ese momento pueden detectarse de forma precoz problemas que pueden ser corregidos con ortopedia, haciendo posible tratamientos más sencillos, de menor duración y de menor coste.  La ortodoncia no solo mueve los dientes sino que modifica el patrón de crecimiento de los huesos faciales facilitando finalmente que los dientes encajen entre si de forma adecuada.

Malformaciones faciales: algunas sólo las detecta el ortodoncista….

Hay deformidades que son muy evidentes y  suelen ser los propios padres los que se dan cuenta y acuden a nuestra consulta, pero hay otros casos en los que se producen irregularidades en el crecimiento del maxilar o de la mandíbula que sólo un ortodoncista puede diagnosticar. Si se diagnostica y trata a los 6 años se evitará que a futuro esos pequeños pacientes tengan que someterse a ortodoncia y, en muchos casos, a una operación de cirugía ortognática (cirugía de los huesos faciales).

¿Cuáles son lo problemas si los dientes no “encajan bien”?

Los dientes mal colocados tampoco encajan bien y  pueden generar problemas de oclusión, que, a su vez, pueden originar problemas de equilibrio, dolores de cabeza, espalda, cuello u oídos. Si la mandíbula y el maxilar no están en armonía pueden causar afecciones funcionales relacionadas con la respiración, la masticación o problemas articulares.

Comenzar un  tratamiento a edad temprana facilita ortodoncia sencillas y de menor duración.

No tarde en llevar a sus hijos al ortodoncista cuando ya le han salido todos los dientes definitivos. Esto puede ser  demasiado tarde en caso de que sea necesario hacer un tratamiento ortopédico o interceptivo para frenar, potenciar o dirigir el crecimiento de los maxilares.Recuerde que la edad ideal son los 6 años y como muy tarde los 7 años.